El Papa y los jóvenes exponen en Vía Crucis de la JMJ los problemas que afectan a Latinoamérica

A través de las 14 estaciones del Vía Crucis, el papa Francisco y los jóvenes del mundo, enumeraron los problemas que afectan la región latinoamericana como la migración, violencia contra la mujer, derechos humanos, corrupción, terrorismo, asesinatos y aborto.

El Sumo Pontífice dijo en su discurso, posterior a la ceremonia que se desarrolló en el Campo Santa María La Antigua, que el Vía Crucis de Jesús hacia el Calvario es un camino de sufrimiento y soledad que continúa en la actualidad con una sociedad que consume e ignora el dolor.

Así, el Papa enfocó las primeras líneas de su discurso en problemas como la cultura del bullying, acoso, intimidación; el grito de niños a quienes se les impide nacer, y a otros a quienes se les impide tener una infancia, familia y educación.

Recordó a las mujeres maltratadas, explotadas y abandonadas despojadas en su dignidad y a los jóvenes a quienes se les arrebata un futuro por falta de educación y trabajo.

Mencionó a los jóvenes y familia que son absorvidos por las drogas, el alchol, la prostitución y la trata, también se refirió a los jóvenes que dejan de creer e inventar y se jubilan con el sinsabor de la resignación y el conformismo.

También planteó los problemas ecológicos, “nuestra tierra, que está herida en sus entrañas por la contaminación de sus cielos, por la esterilidad en sus campos, por la suciedad de sus aguas, y que se ve pisoteada por el desprecio y el consumo enloquecido que supera toda razón”.

Su discurso no excluyó la crisis que atraviesa la Iglesia por los abusos y dijo que los jóvenes además de caer en redes de gente sin escrúpulos, también son víctimas de gente que dicen servir al Señor.

El Vía Crucis de la JMJ

Las 14 estaciones del Vía Crucis estuvieron representadas por jóvenes de diferentes países y expusieron ante el Sumo Pontífice los problemas que golpean sus países.

Los jóvenes de Honduras hablaron de los pobres, jóvenes y vocaciones, mientras que Cuba abordó el tema de la unidad y ecumenismo, « desde el corazón de Cuba clamamos a que seamos artífices de comunión, de vida, de alegre esperanza«, manifestaron.

Por su parte, los jóvenes de El Salvador se refirieron a la Iglesia de Los Martires; Guatemala tocó el tema de los indígenas y aclamaron por el rescate de quienes más sufren.

Costa Rica habló de ecología y denunciaron la esclavización de la creación a la ambición, «nuestro planeta, nuestra casa no puede ser víctima de la indiferencia ni la autosuficiencia humana«.

Venezuela reflexionó sobre la migración y refugiados « Jesús ha querido que le encontremos en el dolor de los migrantes y en la angustia de los refigiados«.

Haití abordó sobre las víctimas, República Dominicana la violencia contra la mujer, Colombia los derechos humanos, Puerto Rico la corrupción, Belice las madres, México el terrorismo y los asesinatos y Nicaragua el aborto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *