Mensaje Papa Francisco en ceremonia de Bienvenida Cinta Costera Panamá

El Papa Francisco pidió a los jóvenes del mundo no tener miedo, ir adelante con energía renovadora y desautorizar a quienes con discursos se empeñan en sembrar división, excluir o expulsar a los que « no son como nosotros«.

Fue el primer mensaje que el Sumo Pontífice expresó ante una multitud de peregrinos de todas partes del mundo que llegaron hasta el Campo Santa María La Antigua en la Cinta Costera, para darle la bienvenida a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

« Ir adelante no para crear una Iglesia paralela un poco más «divertida» o más «cool» en un evento para jóvenes, con algún que otro elemento decorativo, como si ustedes eso los dejara felices. Pensar así sería no respetarlos y no respetar todo lo que el Espíritu a través de ustedes nos está diciendo«, dijo el Papa a los jóvenes.

Reconoció el esfuerzo, sacrificio, días de trabajo y dedicación que muchos jóvenes hacen para poder participar de la JMJ, « venimos de culturas y pueblos diferentes, hablamos lenguas diferentes, usamos ropas diferentes. Cada uno de nuestros pueblos ha vivido historias y circunstancias diferentes. Cuántas cosas nos pueden diferenciar, pero nada de eso impidió poder encontrarnos y sentirnos felices por estar juntos«.

También hizo en su discurso un llamado a atreverse a fomentar la cultura del encuentro para mantener vivo un sueño en común, « ustedes nos enseñan que encontrarse nno significa mimetizarse, no pensar todos lo mismo o vivir todos iguales haciendo y repitiendo las mismas cosas, escuchando la misma música o llevando la camiseta del mismo equipo de fútbol«.

Le dijo a los peregrinos que al finalizar esta Jornada, lo más esperanzador no será un documento o una carta consensuada, sino sus rostros y una oración.

«Cada uno volverá a casa con la fuerza nueva que se genera cada vez que nos encontramos con los otros y con el señor, llenos del Espíritu Santo para recordar y mantener vivo ese sueño que nos hermana y que estamos invitados a no dejar que se congele en el corazón del mundo», les manifestó.

Al finalizar su discurso, extendió un agradecimiento al pueblo panameño y a monseñor José Domingo Ulloa por organizar este evento y acoger a miles de peregrinos.

A las 5:00 p.m, el Sumo Pontífice arribó a la Cinta Costera y se desplazó en el papamóvil en medio de un público que gritaba, lloraba y ondeaba banderas de todos los países. Seguido a su llegada, el Papa recibió a jóvenes de los 5 continentes quienes le saludar y le mostraron los símbolos de la JMJ.

Durante la ceremonia, recibió de parte de atletas panameños, entre ellos el exjugador de la Selección Nacional de Fútbol, Felipe Baloy, una estola confeccionada en mola.

Los jóvenes del mundo también le presentaron al Papa a los santos patronos de la JMJ: Oscar Arnulfo Romero, San José Sánchez del Río, San Martín de Porres, Santa Rosa de Lima, San Juan Bosco, Beata Sir María Romero, San Juan Pablo II y San Juan Diego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *